El blog de

Alimentación, Cuidado

Tu bebé puede comer de todo, o casi de todo.

Seguramente, si estás transitando la etapa de alimentación complementaria, te sorprendan que alimentos como el huevo, los frutos secos y el pescado aparezcan en la lista de alimentos a incluir desde los 6 meses. Si bien, estos alimentos podrían generar alergias, los estudios más recientes demostraron que mientras antes incluyamos en la alimentación del bebé, menor riesgo de que reaccionen ante la alergia hay. La alimentación mientras más variada y completa sea es mucho mejor, por eso hablamos de que pueden comer de todo, pero tenemos que tener en cuenta ciertos alimentos que debemos evitar antes del 1er año de vida, y estos son: 

Sal: Aunque hay mucha controversia en este tema, es importante que si usamos sal en las comidas solo sea en una de ellas y una pizca mínima para llenar por requerimientos de YODO, no así para salar las comidas. 

Miel: Se recomienda evitar hasta los 2 años por riesgo de botulismo. 

Frutos secos enteros: Pueden generar atragantamientos y asfixia, por eso es importante incluir en la alimentación complementaria en forma de mantequilla o bien triturados dentro de alguna preparación. 

Leche entera: Tiene altas dosis de proteínas, por lo que se ofrece recién después del año. 

Atún: Por su alto contenido de mercurio, se recomienda evitar hasta por lo menos los 3 años de vida. 

Azúcar: Más allá de que no aporta nada nutritivo, puede interferir en las preferencias alimentarias, aparte su alto consumo está asociado al sobrepeso en etapa infantil. 

La verdad es que hay una infinidad de alimentos que ofrecer y evitar, los mencionados anteriormente no deberían interferir en la alimentación variada y completa en esta etapa. Tratemos siempre de apostar por los alimentos preparados en casa ya que aparte de ser más seguros, son mucho más nutritivos.