El blog de

¿A los cuántos meses debo retirar el chupete a mi bebé?

La mordida abierta anterior (ver foto), es causada, por el uso prolongado del chupete. La misma impide que los dientes anteriores superiores e inferiores (los de adelante) tengan contacto entre sí, a mayor tamaño del chupete, mayor será el espacio entre los dientes, lo que provocará problemas en la masticación y el habla.
También influye la frecuencia de uso, niños que utilizan el chupete todo el día tienen mayor riesgo de tener mordida abierta anterior, que los que lo utilizan sólo para dormir.
Lo ideal es retirar el chupete entre los 18-24 meses, en esos casos, si ya
existe una leve apertura anterior, ésta retrocederá por si sola en los próximos 4-6 meses, si el hábito perdura mayor cantidad de tiempo (hasta los 3-4 años), la posibilidad de que se resuelva por si solo es casi nula. Pero se debe tener en cuenta que también puede provocar mordida cruzada posterior lo cual solo encuentra solución con tratamiento ortodóncico.

Es recomendable que lo utilicen sólo para dormir, y que sea retirado apenas
concilie el sueño y sacarlo por completo a los 24 meses.

Referencia bibliográfica:
Valencia, Ana-María, et al. «Tratamiento temprano de la mordida abierta
anterior con aparatologia ortopedica funcional. Reporte de
caso.» Estomatología, vol. 22, no. 2, 2014, p. 20+.

El blog de

¿Cuándo y cómo iniciar la higiene oral del bebé?

La salida del primer diente, nos indica que es momento de empezar a
cepillar.
Debe realizarse con cepillo y pasta dental, no con gasa, ni el dedal de silicona, para remover la placa bacteriana , restos de comida y leche, se necesita de las cerdas del cepillo, y para prevenir la caries, el flúor de la pasta.
El cepillo debe ser pequeño, y la pasta tiene que tener más de 1000 ppm de
flúor, lo cual es clave, ya que la evidencia científica demuestra que, pastas
con menores concentraciones de flúor no son aptas para la prevención de
caries, por eso es importante fijarse en el contenido al dorso del tubo de
pasta y no sólo en la edad que especifica el fabricante.
Es importante tener en cuenta, que No es una tarea fácil, ya que la mayoría
de los bebés cierran la boca o muerden el cepillo, cuando los padres intentan realizar el cepillado. Pero cuanto más temprano creemos el hábito, más llevadero y fácil será después.


Lo ideal es que el bebé se encuentre acostado, con el padre/cuidador por
detrás para tener un mejor control de la cabeza, y conseguir levantar el labio superior para realizar la higiene, porque es en ésta zona donde se esconden los a cúmulos de placa bacteriana y restos de leche que luego bañan las superficies de los dientes.
Se deben realizar movimientos horizontales rápidos no fuertes, la idea es
remover la mayor cantidad de placa y restos de comida en el menor tiempo
posible.
Como evidentemente no saben escupir, es importante la dosificación de la
pasta dental, de 0-3 años, la cantidad de pasta debe ser la equivalente a un
grano de arroz, nunca mojar el cepillo antes del cepillado, ya que eso hará
que espume la pasta y moleste aún más.

Puede jugar y explorar el cepillo, incluso mirar como los padres se cepillan,
pero como aún no han desarrollado la motricidad fina para realizar un
cepillado eficaz, la higiene SIEMPRE debe ser realizada por un adulto, hasta
los 7 años de edad aproximadamente, o hasta que puedan atarse solos los
cordones, o escribir con letra cursiva legible.

Fuente: https://www.healthychildren.org/

El blog de

¿La erupción de los dientes provoca fiebre y/o diarrea ?

Partiendo de la base, de que la erupción (salida de los dientes) es un proceso fisiológico normal, vamos a desnitrificar, ésta creencia.
Alrededor de los 6 meses de edad (pudiendo ser un poco antes o después),
se inicia el proceso eruptivo de la dentición temporal o comúnmente llamados “dientes de leche”, con la salida de los incisivos centrales inferiores.
Pueden haber modificaciones del patrón del sueño, es decir , si tu bebé
dormía «x» horas de seguido y ahora se despierta más veces, y lo notas un
tanto molesto, sin causa aparente, puede deberse a la inflamación propia
que provoca en las encías de este proceso.
Además del cambio de humor, puede presentar, encías
inflamadas, disminución del apetito, aumento de salivación, y un rasgo
característico es que intentan llevarse todo a la boca, cualquier objeto que
tengan a su alcance, incluso sus manos.
Éste detalle, de llevar “TODO” a la boca, está estrechamente relacionado con
la aparición de diarrea, no se trata de la ERUPCIÓN en si, sino que el contacto oral con un objeto “sucio” puede llegar a provocar un cierto desequilibrio = diarrea.
No existe evidencia científica que relacione la erupción dental con la fiebre, es por ello que el leve aumento de la temperatura en algunos casos (nunca
mayor a una febrícula 37,5°), no puede ser extrapolado a toda la población.
Generalmente dura de 1 a 3 días, recomiendo:
– MUCHA PACIENCIA Y MIMOS EXTRA – Heladitos de leche materna. Mordedores (mejor si están refrigerados, pero no congelados) – También se recomienda el dedal de silicona para masajear las encías.

Fuente: Hospital HM nens de Barcelona